Todas las Investigaciones
Jueves, Feb 02 2017

Investigación destacada:'La belleza nace del horror', la historia de Nancy Ceballos

Escrito por

Esta investigación hace parte del proyecto ‘Punto de Giro: Colombia después del acuerdo de paz’ . Karina Judex, asociada CdR, editora web del diario La Opinión, y Vera Leuner (alemana), estudiante de ciencias políticas y periodismo, narran la historia de Nancy Ceballos, superviviente de una mina antipersonal en San Luis, Antioquia.

La historia de Nancy hace parte de 'Punto de Giro', un proyecto de Consejo de Redacción, en cooperación con la Fundación Konrad Adenauer Stiftung, el cual pretende visibilizar historias del conflicto armado de regiones poco conocidas de Colombia -las que han vivido más fuertemente la violencia- en una narrativa periodística no tradicional. 

23 de marzo de 2015

Es un día normal para los habitantes de San Luis, Antioquia, pero inolvidable para la familia Ceballos Valencia. Ese día Nancy tenía previsto el bautizo de su hija de 49 días de nacida. Sin embargo, los planes cambiaron de rumbo cuando una mina antipersona derrumbó sus sueños y los de su familia.

Desesperación y temor fueron los sentimientos que invadieron a Nancy, a su hija, a su padre y a su hermano, cuando despertaron después de lo sucedido. “Yo, a la niña la llevaba en brazos cuando pisé la mina (…) Yo la protegí a ella y ella me protegió a mí”, narra Nancy en un fragmento del video.

14 horas después de lo ocurrido, Nancy y su familia llegan a un hospital. Todos sobreviven al impacto, pero Nancy y su padre pierden una pierna. Cicatrices físicas, fortaleza y esperanza son las esquirlas que deja la mina en la familia Ceballos Valencia. “Yo decía, 'ya voy a quedar con esa incapacidad para toda mi vida. Será salir adelante y luchar'”. 

 

El 40% de las víctimas en Colombia son civiles 

Las minas antipersona ha sido en Colombia una forma de violencia usada por grupos al margen de la ley. Miles de inocentes han resultado víctimas, y aún se desconoce la ubicación de muchas minas sembradas. Sin embargo, fue estipulado en el acuerdo de paz realizado entre el Gobierno y las Farc, desminar zonas que se sabe fueron territorios llenos de estos artefactos. 

Nancy Ceballos tiene 43 años, está casada, tiene tres hijos y está embarazada. Es una mujer valiente, cuyo mensaje para las víctimas de minas antipersona es de esperanza "que no se desanimen, que sigan con sus vidas y luchen por sus sueños".

“Yo todos los días me siento bonita. Uno no necesita ser hermoso para uno sentirse lindo (…). La belleza uno la lleva por dentro”. Estas son las palabras con las que Nancy concluye su historia.

Hablamos con Karina Judex, asociada CdR y nos contó acerca de la historia de Nancy y su experiencia en el proyecto ‘Punto de Giro’:

¿Cómo llegaron a esta historia?

La investigación surge de un intercambio de experiencias con alemanes, donde teníamos que compartir y buscar un tema específico para salir a hacer la reportería. En la investigación, a lo primero que se apuntó fue al amor en medio del conflicto, luego llegamos a la hermosa historia de Nancy, en San Luis, Antioquia. Una historia que apareció como resultado de un acto violento: la activación de una mina antipersona.

Llegamos a ella a través de los contactos de la gente. Pero con esta historia visualizamos la otra cara de la violencia, en donde se muestra cómo la gente puede salir adelante pese a las adversidades.

¿Por qué es importante que el entrevistado cuente su propia historia?

Es importante porque hay otras víctimas o más personas que pueden sentirse identificadas con lo que le sucedió a Nancy, que perdió su pierna. A través de esta experiencia quisimos mostrar la realidad de personas que viven en zonas rurales o en municipios, víctimas que tienen poca relevancia informativa para los grandes medios de comunicación nacionales.

Entonces, es bueno presentar todas estas situaciones que se viven en las zonas rurales, donde las comunidades también sufren, tienen sus sueños, sus deseos, quieren salir adelante, y más en este caso que estamos hablando de un concepto de violencia, en el que Nancy sintió que no iba a conseguir ninguna pareja, se sintió opacada y en un momento dijo: “yo ya no puedo más, voy a salir adelante con mi prótesis”. Pero, esta mujer logró reconstruir su vida y volver a nacer.

¿Cómo lograron esa conexión entre periodista y personaje? 

En este caso, lo primero que hicimos fue conocerla, ya teníamos un contacto previo que nos ayudó a acercarnos un poco a ella. Al principio estaba reservada, no contaba totalmente lo que le había sucedido, porque era un momento de su vida que quería olvidar. Primero tuvimos una conversación íntima, luego fuimos rompiendo ese hielo, le contamos las experiencias con las que nosotros trabajamos día a día, nos acercamos sin ningún tipo de miedo, ni demostrándole nada que la pudiera poner a la defensiva. Luego, ella se abrió con nosotros porque le dimos bastante confianza, así logró abrirse y contarnos todo lo que sucedió desde el momento en el que pierde la pierna.

¿Cuál fue el aporte del periodista extranjero a la investigación?

Los alemanes tienen otra perspectiva de las historias, son un poco metódicos y rígidos con los planes y los programas. El aporte que me dio la periodista fue la constancia, me enseñó la importancia de ser estrictos a la hora de llevar a cabo un plan investigativo. Pero, el aporte fue mutuo porque nosotros del lado colombiano le enseñamos a ver lo humano, a sacar lo más importante de una historia, a no abordar de manera directa a los entrevistados, a preparar el escenario para que las víctimas no estén a la defensiva. 

Lee la investigación completa aquí.

 

Visto 525 veces